Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

miércoles, 15 de octubre de 2014

ZCorps: Huida

Retomamos las partidas de ZCorps en asociación con Telperion, el grupo de rol de la ETSI de Montes. La sesión no dio para mucho, había que elegir cargos y demás, pero se juntó un buen puñado de gente incluyendo dos nuevas marcas en mi cinturón de desvirgamientos roleros.

El resumen de la sesión está inspirado en el formato de Guerra Mundial Z, de entrevistas a los supervivientes, en este caso, a John Taylor, un PNJ que consiguió sobrevivir...

PROVINCIA DE BOHEMIA, UE

[Se llama John Taylor. La ausencia de tres dedos en una de las manos no le impide en demasía su ocupación actual, supervisor de los viveros instalados en los antiguos viñedos de la zona. Anteriormente era gruista en el puerto fluvial de Topeka, por lo que la maquinaria pesada es una segunda naturaleza en él. Me recibe en un mono de trabajo completamente manchado por grasa de motor, con una sonrisa muy blanca en contraste y me tiende la mano buena para saludarme]

Poco puedo contar yo de las primeras semanas. La gente se comportaba de manera rara, pero la mercancía tenía que seguir siendo cargada, descargada y procesada rumbo a lejanos mares. Claro que todo eso cambió el día de los incendios. Cuando se incendiaron los tinglados y la masa de saqueadores empezó a tirarse al rio, empecé a pensar que algo iba mal. Me encontré con aquel poli, Louis se llamaba. Llego sangrando por un corte en el hombro y me pidió un sito para pasar la noche, por lo visto las multitudes habían atacado la carretera norte y no podía llegar a casa. Así que coloque un par de esos grandes contenedores juntos, ya lo había hecho antes para las pequeñas barbacoas de los empleados. Es increíble lo versátiles que llegan a ser esos contenedores, he oído que una pareja de ancianos sobrevivo 54 días metido en uno de ellos, increíble… ¿Cómo se las arreglarían para ir al baño? En cualquier caso, luego fueron llegando un puñado más, gente asustada, llorando, todos ellos nerviosos… el resto, es historia, nos las agenciamos para salir corriendo y llegamos al puesto de vigilancia, claro que no todos lo conseguimos. Creo que eso fue lo peor, saber que uno estaba allí, rodeado de gente buena, con comida y un baño caliente, y que tantos otros se habían quedado por el camino.
Publicar un comentario
Related Posts