miércoles, 20 de febrero de 2013

Voces en el vacío

La semana pasada, Jarpo y yo fuimos al evento de Pathfinder celebrado en Generación X de la calle puebla en Madrid. A parte de que Jarpo llegó más de una hora tarde respecto a nuestra hora de quedada, ambos dos llegamos casi una hora pronto al evento, así que nos dimos una vuelta por el centro y nos encontramos con un festín de Aceituning a la vuelta de la esquina. Impresionantes las de mojito y espectaculares las de jengibre con mostaza…

En cualquier caso, ya con la tripa repleta de pequeñas bolitas verdes y negras bien condimentadas, nos dirigimos a enfrentarnos a nuestro desafío: Una desaparición en el museo Blackros, o sea, Ros Negro, para el que sepa interpretar el chiste…

Desde el principio, la aventura se presentó muy chutliana, pero lo mejor fue que a los 5 minutos de entrar en el museo, Corbet Valeros, mi guerrero básico modificado de nivel 1, fue noqueado por un potente ataque de, nada más y nada menos, ¡un oso búho zombi! Después de tanto tiempo metiendo miedo a mis jugadores con los buhosos, creo que tome un poco de mi propia medicina.
Osobúho cabreado + Valiente guerrero = Guerrero muerto + Osobúho repleto
Ni que decir tiene que a partir de ese momento, el guerrero se tomo las cosas con mucha más calma, y consiguió sobrevivir al resto de la aventura, salvando a la bella chica semidesnuda (que a saber donde c*ño se guardaba una ballesta pesada y otros objetos contundentes, ya que según lo que entendí al máster, solo llevaba una ligera túnica semitransparente) y tomándose un café con ella después.

Como siempre, coincidimos con Kharma, al que mandamos saludos, y al que un día iremos a visita a su local, pero probablemente sea necesaria una alineación planetaria para eso…



Publicar un comentario
Related Posts