Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

martes, 20 de octubre de 2015

Crónicas de las LES, parte uno, La niebla

Bueno, como sabéis estuvimos dándolo todo el fin de semana pasado (bueno, hace unas semanas), el viernes ocupamos la mesa de Killer in shadows (Quiúnéi para los amigos), mientras los pesos pesados de la asociación se ocupaban de apuntarnos a la partida y de hablar con alguien, Mr. Chimps y yo nos adelantamos a la mesa, nada más llegar el máster nos pregunto si conocíamos el juego (de hecho no sabíamos ni el nombre), tras un pequeño debate entre nosotros y el máster, que no sabía la que se le venía encima, elegimos sabiamente la partida más difícil, aunque el único motivo fue porque no teníamos ni idea de que iba la partida, o el propio juego. Bien, pues al lio; el juego está ambientado en el Japón feudal (que ya es bastante chulo), se trata de un mundo que está rodeado por una niebla que nadie ha conseguido atravesar; hay cuatro razas, más o menos, los humanos normales, los licántropos, unos animales con conciencia humana y una especie de hombres-mono, para la partida el máster nos ofreció muchos más personajes de los que éramos, aunque los escogimos sin tener ni idea de que partida íbamos a jugar, así que Bano y yo nos cogimos un par de monjes (el suyo era más bien un erudito, mientras que el mío era un asesino, torpe, muy torpe), Ki escogió un mercader (o vendedor de terrenos), Mr .Chimps un mercenario licántropo (una mala bestia) y Red Sonja una noble licántropo (en realidad era una mujer-pantera, aunque su personaje lo ignoraba al principio).
Pues adelante con la partida; cada uno por su lado empezamos en un pueblo en el culo de este mundo, pegado a la niebla, de algún modo Ki se las apañó para que Mr. Chimps fuera su escolta personal, mientras cenábamos en la posada del pueblo empezamos a sentirnos incómodos, así que Ki y su escolta se metieron en la posada, mientras, el resto nos dimos una vuelta por el pueblo, hasta que la niebla se nos vino encima, tras un rato de andar despacio dando vueltas y oyendo aullidos muy inquietantes los tres que estábamos fuera nos conseguimos juntar e hicimos una especie de triángulo defensivo, eso duro medio minuto, el tiempo que tardó uno de esos hombres-mono en embestirnos, nos costó bastante, pero conseguimos acabar con el bicho, no sin hacerle gritar mucho más de lo necesario; por otra parte la posada en la que Ki y Mr. Chimps se había refugiado sufrió el asalto de varios de esos bichos, uno de ellos se le echó encima a Ki, pero Mr. Chimps consiguió quitárselo de encima con relativa facilidad, aprovechando el caos y que no se veía un pimiento por la niebla consiguieron entrar al sótano por una trampilla que estaba tras la barra, justo cuando el trío explorador (por llamarnos de alguna manera) entraba en la taberna, alcanzamos a oír cómo se cerraba la trampilla y cruzamos corriendo la taberna, esquivando y apartando mesas (para ser sinceros ese fui yo, que me choqué con todos los objetos que había entre la puerta y la barra), cuando llegamos a la trampilla los desgraciados de dentro no nos quisieron abrir, afortunadamente con tres contra dos tirando no es tan difícil ganar, así que conseguimos entrar y juntar finalmente el grupo, decidimos esperar a que se fueran, aunque demostramos una admirable cualidad para hacer más ruido del necesario, es decir, que nos encontraron y acabaron entrando todos los hombres-mono que nos visitaban, con lo que acabamos inconscientes y capturados, a pesar de que Ki se escondió en un tonel y el descubrimiento de Sonja sobre su naturaleza licántropa.
Al despertar nos encontramos en una celda con un montón de gente (supongo que los habitantes del pueblo), con nuestras heridas casi curadas y con un hambre de mil demonios; tras un rato aparecieron un par de guardias-mono con una especie de estofado muy sospechoso, intenté hipnotizar a un guardia para poder salir, pero sólo conseguí llevarme un guantazo que me lanzó por los aires, aterricé a los pies de un licántropo a medio transformar, Mr. Chimps, que llevaba toda la partida queriendo transformarse se salió con la suya y, como era de esperar perdió el control de su personaje, los guardias y casi todos los prisioneros salieron huyendo, Red Sonja se ofreció a transformarse para que el otro animal no acabara con el resto del grupo, aunque también perdió el control de su personaje, por lo que provocaron una estampida general en nuestra celda, en vez de seguir a la masa y salir al exterior un miembro del grupo propuso abrir las celdas y escondernos en una hasta que los licántropos salieran, sorprendentemente el plan salió bien y pudimos salir al exterior, donde los licántropos estaban provocando una masacre con los hombres-mono de la zona (supusimos que nos habían llevado hasta su poblado), nos pusimos a correr hacia una especie de templo que había, hicieron un ademan de perseguirnos, pero pararon cuando vieron hacia donde corríamos, así que entramos en el templo, no había nadie dentro, así que empezamos a subir escaleras, tras subir mucho llegamos a una puerta cerrada, e hicimos lo más sensato en un caso como ese, llamar a la puerta y entrar, dentro había un viejo haciendo no se qué experimentos con un pobre desgraciado en una camilla, el viejo nos vio (normal, habíamos llamado a la puerta) y alucinó, aunque se levantó y empezó a acercarse, con esa clase de expresión tranquila que da tanto mal rollo y entonces empezó la escena más surrealista de la partida, mientras el viejo avanzaba, Bano se apartaba y yo me preparaba para salir por patas Bi intentó convencer al viejo para montar un negocio inmobiliario (tal y como suena), conforme Ki hablaba, el viejo avanzaba y el resto (máster incluido) flipábamos, estaba muy claro que nos íbamos a llevar una ostia de las que hacen época, y así fue, nos lanzó una bola de energía que hizo pedazos una parte del pasillo por el que habíamos llegado, entonces fue cuando salimos por patas, y también cuando Bano se tropezó, ni Ki ni yo miramos atrás y corrimos escaleras abajo, rezando para que el viejo ese no nos siguiera, mientras tanto al pobre de Bano le había atrapado y le fue a poner en la mesa en la que estaba haciendo sus experimentos cuando le interrumpimos, cuando le puso sobre la mesa esta se partió y cayó, libre, al suelo, antes de que el viejo se recuperara de la impresión Bano salió corriendo por la única salida posible, la ventana, y abajo que fue, obviamente llegó antes que Ki y que yo, haciendo una demostración práctica sobre la utilidad de los puntos de suerte cuando el sistema los tiene, es decir que acabó mas muerto que vivo pero podía seguir huyendo; a todo esto nuestros compañeros licántropos habían causado una masacre con los hombres-mono, pero ya habían vuelto a su estado humano y tampoco estaban en condiciones de seguir peleando, aunque los hombres-mono que quedaban no tenían muchas ganas de ir a por nosotros (había un montón de prisioneros montando lío por allí), al menos hasta que el viejo de antes se asomó y grito que nos quería vivos o por fascículos, ni que decir tiene que no tardamos ni medio segundo en salir corriendo una vez más, aunque fuera en dirección a la niebla, tras un rato corriendo dejamos de oír ruidos de persecución y al fin salimos de la niebla, nos encontramos de frente con una tropa de soldados que se disponían a entrar en la niebla, tras contarles toda nuestra historia siguieron su camino y ahí terminó la partida.

Bien, pues las conclusiones, la verdad es que la partida estuvo bastante bien, la ambientación es muy chula y bueno, el sistema es bastante clásico y sencillo, aparte el máster también hizo un buen papel, a pesar de todo nuestro empeño en salirnos del guión de la partida consiguió que llegáramos hasta el final casi enteros.
Publicar un comentario
Related Posts