Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

jueves, 2 de febrero de 2017

El triste momento que descubres el fondo de un juego...

Que triste es el momento que descubres el fondo de un juego...
No me refiero a cuando logras sacar todos los componentes del Arkham Horror, y te Mario en su primer videojuego llegando a la princesa... o los de Noviembre Rojo y luego piensas... ¿¿Como leches los voy a meter después??

Me refiero a ese momento psicológico en el que descubres que es mejor no jugar de nuevo, o por lo menos durante una temporada... preferiblemente larga.

Rara vez se da este síntoma a toda una mesa, recordare algunos casos:

Bonanza:
Era un juego de judías, cartas y negociar con ellas... Cuando resultaba mas divertido picar a un jugador negociando con cartas que no tenias, sin importarte demasiado el curso de la partida.
Yo cobraba judías por decir cuales eran mis cartas...

Munchkin:
En este caso es mas común las partidas se hacían eternas, pasar una noche sin dormir en una partida de este juego, en la que nadie pasaba del nivel 2...
Pero el claro punto de inflexión es cuando dejan de ser amigos, o las agresiones dejan de ser verbales, para pasar al plano físico.

Pero el findesemana del 14 de Enero llegue a uno que no esperaba...
Virus:
Buscábamos un juego rápido, para 6 jugadores y sencillo...
La explicación fue rápida. Un jugadores llego a explicar todas las posibles formas de ganar.
Se jugaron tan solo 3 partidas, las 2 partidas bueno, llevaderas y mas o menos rápidas... Lo mejor es que la jugadora que los gano, se paso la partida preguntando: La carta del comodín del cuerpo. ¿Para que sirve? ¿Como se usa?
La jugadora que estaba a su lado, y tendría que infectarla se paso toda la partida descartándose de vacunas, no le salio, ni un órgano, ni un virus...
Pero la tercera partida...
En la caja pone que la partida 20 minutos... La tercera partida supero la hora con creces...
Eramos 6 jugadores:
La partida termino con 8 órganos inmunizados, eso son 16 medicinas inutilizadas, en todo el juego solo hay 20, eso quiere decir que si te infectaban un órgano era casi imposible o imposible de curar... Lo podías sacrificar infectándolo mas, pero la partida se convirtió en un eterno... Ese fue el gran problema...

Y aun mas grave en esa mesa de 6 jugadores, solo yo había jugado, y yo lo propuse, se han pasado la semana siguiente a los acontecimientos llamándome Virus.









Dicho esto el juego es muy bueno, pero con mas de 4 jugadores no lo recomiendo. Y menos si son jugadores defensivos.
Publicar un comentario
Related Posts