Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

lunes, 18 de junio de 2012

Ratones templarios

Se trata del primer tomo dentro de una serie aunque en España es el único que se ha publicado, lo empecé a leer porque había oído hablar muy bien de el a Victor Santos, el dibujante de Reyes elfos y algunos de los siguientes números de los ratones templarios, aunque no tenia muy claro que iba a encontrarme.

Más allá de la anécdota de la antropomorfización de los protagonistas, la historia que guioniza Bryam J.L. Glass, aunque argumento es cosa de el y de Michael Avon Oeming, tiene todos los tópicos del género, con todas sus virtudes y pocos de sus defectos.
Los Ratones Templarios nos cuenta la historia de Karic, un joven ratón perteneciente al pueblo de La Cañada del Grillo, el cual está escuchando, la historia de leyenda de los Ratones Templarios, cuando estos protegían y defendían las Tierras Oscuras del mal… hasta que la división y las disensiones llegaron a los mismos, terminando en una guerra de hermanos contra hermanos que los relegó en el olvido. Pero una esperanza y una profecía está aún por hacerse realidad, y un nuevo templario surgirá de las sombras, el Liberador Prometido, para dar esperanza al pueblo de los ratones, subyugado por la tiranía de su rey-títere Icaro el Grande en su corte de Dealrach-ard en el Valle, un traidor a su pueblo, aliado como está con los guerreros-ratas y las comadrejas… y esa esperanza será Karic, que verá la fuerza de su poder. Toda una historia fantástica que tiene como base de la misma la siempre dualidad existente y antagónica entre el bien y el mal, entre la noche y el día, el crepúsculo y el amanecer… y las fuerzas ocultas e incomprensibles que ello conlleva.
Muy bien escrita, muy pensada, para seguir los clásicos estadios del héroe.

El dibujo, trabajo del otro creador, Michael Avon Oeming, es realmente impresionante, con un trazo rayado y recto, logra darle mas movilidad a los combates usando escasas lineas curvas, cambiando el estilo del coloreado, para las profecías, y jugando con los tonos como muy pocos autores hacen.

En cuanto a la edición de Dolmen, hay que reconocer que las expectativas creadas por todos los comentarios vertidos desde la editorial respecto a la misma han sido confirmadas y la edición está a la altura de la calidad de esta obra. Tomo de tapa dura, papel satinado, buena impresión y una buena cantidad de extras.
A destacar el prologo de Bill Willingham, titulado "Los hijos de Reepicheed"

Calificación: 7.7
Publicar un comentario
Related Posts