Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

sábado, 5 de junio de 2010

De cómo me jugué a los dados...

Supongo que todos, mis queridos frikis, os habréis jugado algo a los dados alguna vez. Hay quién lo considera una enfermedad, cuyos síntomas más típicos consisten en elegir los ingredientes de la pizza de la partida del viernes o cuantos rollitos primavera eres capaz de comer mediante una tirada aleatoria con nuestros mejores amigos: Los poliedros de plástico.

Pues bien, he llegado a alcanzar tal grado de desarrollo de esta enfermedad y de amor por mis dados y confío tanto en ellos, que ayer me jugué una Matrícula de Honor de mi carrera con ellos con otro compañero. La tirada en sí fue precedida por una tirada anterior para ver quien tiraba primero, hecha por nuestro testigo. Le tocó a mi contrincante, que cogió el dado (1D10, por supuesto) y lo lanzó rebotando por toda la mesa. Cuando terminó de girar, vimos el resultado: Un 8.

Mi turno. Cogí el dado, hice mis cálculos mentales, calibré bien el dado, mire fijamente a los ojos a mi colega y dije: A superar, ¿no? Y lancé el dado. Rebotó, giro y saltó como un condenado y empezó a hacer la peonza encima de la mesa. Todos estábamos con el corazón en un puño esperando el resultado. Un 9.

Y gané un montón de puntos en mi frikrómetro…
Publicar un comentario
Related Posts