Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

sábado, 3 de marzo de 2012

Ki en la mesa del Narrador II

Donde Ki analiza en detalle el transcurso de la partida en la mesa de El Narrador

Capítulo 1, El Sistema de Juego

Tanto el sistema de juego como la ambientación son creaciones de El Narrador. Para el sistema, mezcla, recorta y remueve partes de otros sistemas y añade unas pizcas de cosecha propia como aderezo, dando como resultado un juego bastante intuitivo y fácil de jugar.

Como nunca he jugado D&D, no puedo comparar, pero él mismo me dijo que se basaba principalmente en D&D 2ª edición, creo recordar, con bastantes toques de MERP y aportaciones de otros juegos. Esto a mí me suena casi a chino, y me recuerda mucho a un compañero que se desesperaba tratando de explicarme por qué su Mac era mejor que mi Compaq según las tarjetas gráficas de ambos ordenadores… cosa que yo le rebatía por el hecho de que yo tenía paint instalado de serie y él no.

Es un sistema basado en tiradas D12 modificadas por los rangos de cada habilidad. Con 1 se pifia y con 4 o menos se falla (salvo que tengas 10 o más en una habilidad, que tienes que sacar 3 o menos para fallar) y con 12 se saca crítico. Hace tiempo ya estuve comentando como sería un sistema basado en D12, y llegamos a la conclusión de que sería un juego muy bruto, propio para una ambientación basada en cavernícolas con garrotes diciendo ¡uh, uh!

Ki y El Narrador
Uh, Uh y otras cosas de cavernícolas

En cualquier caso el sistema es fácil de aprender: Para maniobras que no sean de combate, tiras y si superas una dificultad, tienes éxito. El crítico mejora lo que quiera que estuvieses haciendo, si no llegas a la dificultad o fallas, no consigues lo que quieres y con la pifia, ocurre algo malo para ti o los que te rodean.

El combate se complica un poco pero no demasiado. Cada turno se tienen unos determinados Puntos de Acción (PdA) con los que “compras” ataques o defensas. Por ejemplo, mi PJ tenía 7 Pda`s y podía comprar un ataque ascendente o descendente por 4 para tratar de hacer 1D6+12 de vida o un revés por 3 PdA y 1D6+6 de vida (si no recuerdo mal) Lo mismo para esquivar, bloquear o parar. Como tampoco combatimos mucho (y menos mal, porque agoté toda mi suerte en las dos únicas tiradas de ataque), no lo tengo muy dominado, pero estaba todo apuntado en la ficha de personaje.

Ki y El Narrador¡Otro fallo!

Capítulo 2, La Ambientación

No voy a contar mucho, el que quiera profundizar más en el universo de Lüreon que investigue en los amplios escritos de El Narrador (Que tiene hasta un sitio wiki ENLACE!) Es una tierra fantástica con demasiada magia para mi gusto, que me he criado con MERP a niveles bajos y ya sabeis lo que opino yo de los magos… (bueno, excepto de Simkin, pero no cuenta porque era más bien un ilusionista… hasta que aprendió bola de fuego)

En cualquier caso, sólo hay que adaptarse un poco a la idea de ver bolas de fuego como hongos nucleares todos los dias antes del desayuno o que tu cuerpo pueda ser enviado a otro plano hacia el almuerzo y todo lo demás va rodado. Pienso seguir investigando las múltiples posibilidades que un universo tan mágico puede proporcionar.

Ki y El Narrador¿Están ya las tostadas?

Capítulo 3, La Mesa

Como ya comenté, la mesa se compone de gente que se conocen a través de relaciones de la vida real (familia y trabajo) desde hace ya tiempo. Eso me hizo sentirme un poco como el “nuevo” hasta la presentación de personajes, cuando me dijeron que uno era un lobizón que la había liado parda entre sus compañeros hasta hacía más bien poco, transformándose sin control y mordiendo lo que no debía, y pensé “¡coño! ¡Como Jerodrel!”. Ahí me di cuenta que todos lo roleros somos iguales y me intehttp://www.blogger.com/img/blank.gifgré en el grupo (creo que bastante bien, aunque eso han de decirlo ellos)

Ki y El NarradorCaos bueno.

A parte del buen ambiente que hay, lo que más destaca es la cantidad. Nada menos que 10 “habituales”, salvo alguna baja temporal (saludos desde aquí al propietario de Sarno, el PJ que llevé, que acaba de ser papá). Eso, como sé por experiencia propia tras dirigir La Saga de Malaz, conduce rápidamente al Caos. No es que este diciendo que el Caos sea malo en sí, jamás me oiréis decir eso, pero controlar a más de 5 jugadores es una proeza extraordinaria, y más en estos tiempos que corren de watsapps, internet móvil y demás cachivaches. Si a ello le unimos un grupo de gente que no se ha visto en una temporada, el resultado es un natural enlentecimiento de la partida.

Ki y El Narrador Caos malo.
Cuando la mesa se parecía a esto no se podía oir ni el rodar de los dados


Los que me conocen saben que no puedo dedicar mi atención a más de una cosa a la vez, y aún así, hubo momentos en los que me perdí parte de las descripciones por el movimiento de personas y cachivaches por encima de la mesa, pero perdonad mi dureza, hacía mucho tiempo desde la última vez que toque los dados y mucho más aún desde que estuve del lado puntiagudo de la pantalla de máster y quería sajar, rajar y morir con los dados en la mano (bueno, y quizá interpretar un poquito también) y tanta dispersión me molestaba un poco, pero no es nada que no haya vivido antes.

Como ya me ha quedado una entrada bastante tocha, seguiré mañana, que sé que sino a Bano le sangran los ojos (y mira que he metido alguna que otra imagen para hacerlo más llevadero) pero como no quiero dejar una mala impresión para el final, sólo decir

Ki y El NarradorA veces el caos puede ser de lo más sugerente
Publicar un comentario
Related Posts