Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

jueves, 27 de enero de 2011

La partida de Pathfinder, del 22 en Gen X

-Barón, tenemos apresado a un mendigo elfo que insiste en veros, dice que su mensaje solo puede ser entregado personalmente...
-¿Porque me molestas con asuntos de locos e vagabundos?
-Me entrego esto para vos... (Una carta con el sello del Barón Jaquo Dalsine)
-Bueno, traérmelo... y espero que este en buen estado.

Entra en la sala Telif, escoltado por cuatro guardias del Barón, y un monje extranjero...
-Señor...
-Retiraros todos dejarnos... veo que me traes algo, espero que los guardia te tratasen bien, sirvete una copa y cuentame con todo detalle, los acontecimientos de tu aventura...

-Señor, todo empezó tras superar las pruebas de la PS, nos embarcaron a un grupo de 5 en un barco con destino Jalmeray, dos magos gemelos, Gandalf y Radagast, un guerrero, Valerión, y una clerigo Kyra y yo, todos eran humanos, ninguno de nuestras tierras, cuando llegamos nos informaron de que debíamos, hacer de cebo para dar caza a Zamir, un bandido de la zona, y quedar con un traidor que nos diese las indicaciones para ser asaltados, después me puse en contacto, con su agente, que me informo de mi misión.
Nos reunimos con el traidor, que nos informo del trayecto que debíamos tomar, donde hacer las paradas, y nos dio los pertrechos que necesitabamos.
El plan para hacer de cebo era simple, un grupo llevaría el carromato, la clérigo y un mago irían detrás, para ayudar en caso de problemas, tras dos días de viaje, no hubo incidente alguno.
En la parada del 2º día, nos topamos con otro carromato que decía venir en nuestra contra dirección, pensamos que eran los bandidos que esperamos, por lo que acampamos con ellos, pero a la noche nos atacaron los verdaderos bandidos, y resulto que los del carromato eran fuerzas de la ley, luchamos en la encrucijada, con varios frentes, por un lado sobrevivir al combate y por otro hacer que los bandidos lograsen robarnos la vara a la que estaba conectada el busca setas.
La lucha fue muy dura varios de los guardias murieron, al igual que algunos de los bandidos, los magos crearon una densa nube que hacia imposible la visión.

-¿Mataste a muchos?

-La verdad es que no me limite a generar caos, que era mi objetivo, dañe a algunos, a uno llegue a empotrarle un carro, pero en ningún momento tuve la menor intención de entrar al combate.
Tras esto los bandidos huyeron con la vara, y los dos guardias superviviente, se llevaron los cuerpos de sus bajas, uno de los magos hizo una extraña amistad con uno de los guardias, nosotros nos limitamos a esconder nuestro tesoro, para recogerlo a nuestro regreso, descansamos y seguimos a los bandidos con el busca setas.
Se encontraban en una pequeña atalaya, fortificada, por detrás estaba derruida, así que me colé sigilosamente, hasta un guardia que dormía para apuñalarle, en ese momento me descubrio uno de los guardias, y entraron mis compañeros a la fortaleza, curándome la clérigo que cargo contra otro de los guardia, siendo muy dañada, mate a otro con mis dagas, el guerrero y uno de los magos entraron en la atalaya alertando a un par de esos monjes guerreros, no pude verles luchar durante mucho tiempo, la clérigo había caído, y yo tenia que ocuparme del bandido contra el que se enfrentaba, Valerión y Gandalf mataron a los monjes, e hicieron rendirse al cuarto centinela, curamos al clérigo y el nos curo, y buscamos dentro de la atalaya.
Había unas estatuas en posturas de combate que memorice... una de ellas la rompió nuestro clérigo, no tengo muy claro porque...

Telif se pone en unas posiciones extrañas produciendo, una sorpresa y extrañeza por parte del Barón Jaqueo, y una sonrisa del monje que esperaba silencioso.
-Después me disfrace con los ropajes de uno de los monjes para bajar, no resulto y bajo el guerrero montando follón, que dio resultado, allí encontramos a unos esclavos trabajando, y a unos guardias y al monje, aquí presente, que no habían cobrado en meses, le convencí para que viniese, el guerrero trasteo con uno de los esclavos dañándolos, mientras los magos intentaban protegerlos, la clérigo, puso un interés especial en que le arreglasen la vara, uno de los esclavos accedió, al final sobrevivieron todos los esclavos, uno de ellos fue comprado por 100 monedas de oro por el mago al guerrero.
Yo pase a la siguiente sala, y vi el mecanismo de la estatua de entrenamiento, intente sacar los trozos de interés pero se rompió, y quedo inservible, en la siguiente sala estaba Zamir, el bandido que buscábamos, accedió a unirse a la PS.
Después regrese con el monje para informaros.

-Gran historia, siento que no lograses todos tus deberes, espero que cumplas en la próxima misión, te avisaremos...
-Gracias señor.

Eso es un resumen historiado de la partida, que básicamente Telif mi PJ, destaco por el descomunal numero de pifias que hizo.
Publicar un comentario
Related Posts