Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

lunes, 17 de enero de 2011

Las Gestas de Malaz

Año nuevo, rol nuevo… o eso espero. Dentro de poco marcharé de nuevo al exilio centroeuropeo y tendré que seguir quitándome el mono rolero leyendo cosas en blogs “especializados” como todos los que podéis encontrar en el panel lateral derecho, que de hecho, conforman lo que a día de hoy es mi pila de libros en la cabecera de la cama, ya que una de las partes malas del exilio es el no poder llevarme ni tener acceso a algo de literatura con la que perder invertir el tiempo, ya no digamos en castellano sino incluso en inglés. Bendito San Google que todo lo sabe y que me permite el acceso a información para que mi cerebro no se hunda en mares de cerveza ni pierda coordinación por culpa de la absenta.

La otra parte mala es el no poder jugar partidas. De ningún tipo. Nunca. Así que me limitaré a subir material antiguo pero todavía original y escribir refritos sobre partidas anteriores, en especial las jugadas estos días de mis vacaciones. Eso, o vuelvo a poner chorradas que me encuentre por la web.

Entre ese material antiguo tenemos la partida “El Imperio de Malaz” que jugué con el Grupo de Rol Telperion de la Escuela de Montes de Madrid, del que fui cofundador y presidente y posteriormente tesorero y que actualmente agoniza como un checo sin cerveza a excepción de un pequeño grupo de whargameros que resisten ahora y siempre al invasor, aunque con más pena que gloria.

La partida en cuestión está vilmente copiada y fusilada basada en los libros de la saga “Gestas de Malaz” de Steven Erikson (creo que no tiene nada que ver con la compañía de teléfonos móviles, pero quién sabe…) de la que se publicaron los dos primeros libros en castellano por Timun Mas en 2004, los cuales tuve la suerte de expoliar de unos chinos de saldo por un mísero euro cada uno. El resto de la saga no se llegó a publicar en castellano, y como pedir libros por internet no es mi fuerte, no me los he leído.

Poniendo en San Google “Gestas de Malaz” obtenéis datos curiosos y criticas mucho más constructivas de las que yo podría escribir, pero parece ser que lo libros fueron un éxito notable en lengua inglesa… y fracasaron en castellano, quizás por parecerse demasiado a las dragonadas, cuando lo único que tiene en común es ¿nada? Este es un blog donde lo exponen bastante bien a pesar de sus críticas a Tolkien...

En un principio los compré por mi situación en ese momento, solo y abandonado y currando en una ciudad del norte de España en el verano de ¿2009?, en la que necesitaba cualquier cosa para leer, y cuando digo cualquier cosa, quiero decir que me habría leído hasta los libros de la dragonlance después de la resurrección de Tas y el robo del mundo y… pero bueno, dejémoslo en que estaba desesperado y los compré. Y me sorprendieron gratamente. Muy gratamente.

Y cuando meses después surgió la oportunidad de dirigir una partida para Telperion, para nada más y nada menos que 12 jugadores (fluctuantes y con problemas de horarios, pero 12 al fin y al cabo) de los cuales 11 eran (casi) completamente novatos (el otro era Bano) me decidí por el sistema abierto Cross y por la ambientación de las Gestas de Malaz.

En uno acerté y en el otro fallé. Consejo de Máster: No uses Cross, ni siquiera adaptándolo (por ahí debe estar todavía el GKN-Cross, igual me animo algún día a subirlo) me acabó de parecer un buen sistema. Quizás ahora, con todo lo que he aprendido sobre sistemas New y Old School me habría ido mejor, pero en aquel momento no. No fue buena idea utilizar un reglamento completamente nuevo para dirigir a tanta gente, pero los novatos no querían nada más complicado que: Tengo 5 en Fuerza, si saco 5 en el dado, mato al soldado imperial que me está atacando.

Pero bueno, el sistema ofrecía unos combates rápidos y sangrientos, donde el que tenía la armadura más gorda ganaba, y de calle, al que tenía la espada más larga, y ya si iba montado, ni te cuento…

El caso es que esas partidas medio improvisadas para un montón de gente (gracias a Thor que tengo un montón de primos y que mi experiencia con partidas multitudinarias no era baladí) han sido de las mejores que he masterizado nunca. Y eso que Luskan tenía muchos puntos… Pero en esta mi versión de “El Imperio de Malaz” con 12 PJs jodiendo la marrana a diestro y siniestro y pasando de su Máster como de la mierda 12 PJs libres en el mundo explorando todas las posibilidades posibles, las contra tramas que montaban los PJs encajaban de tal manera en mi argumento principal que salía de cada sesión como si un ángel hubiera caído en la cocina del comedor y alguien lo hubiese triturado en la picadora para hacer la hamburguesa que me había comido…

Igual en algún momento me pongo a escribir una lista sobre “Como dirigí partidas multitudinarias y sobreviví al intento” que tan de moda esta ahora siempre. DE momento, y durante las próximas semanas, pondré todos y cada uno de los diario de campaña, en la versión del máster y responderé a cualquier duda que pueda surgir en los comentarios (si lo hay, claro) y si me apetece, incluiré algo de información adicional como el contenido extra de un DVD del Señor de los Anillos edición especial.

Lamentablemente, la partida sólo duró 6 sesiones ("sólo") y nunca llegó a completarse la macrocampaña en que podía haberse convertido, pero lo importante es que al menos 3 de lo novatos siguieron jugando al rol habitualmente desde aqulla vez y el resto... bueno, el resto se lo pasó teta y ya nunca más dirán que los juegos de rol son para desequilibrados ¡porque ellos también jugaron!
Publicar un comentario
Related Posts