Entrada destacada

Torneo de Carcassone 5 de Mayo

Ante el éxito del I torneo Oficial PIFIA-Crinos de Colonos de Catán que celebramos la semana pasada (y por la presión de las peticiones pop...

lunes, 11 de abril de 2011

Diario de una campaña: “El Imperio de Malaz” VI

Extraído del ordenador del Máster,

5ª Sesión de la Saga de Malaz:

Décimo día del tercer mes.

Booster, el caballero rojo, se dirige amenazadoramente hacia el grupo. Parece dispuesto a rematar la faena que había empezado, pero en lugar de eso, se quita el yelmo, se baja del caballo y guarda su espada. Se presenta como el capitán de servicio en Hagleyton, pero del ejército de Malaz. (Los azules) Debido a una incursión enemiga, llevaban puestos los colores del otro ejército. Supone que sois los reclutas que le dijeron que enviarían, pero no es él el que se tiene que hacer cargo de vosotros. Vuestro oficial aún está por venir.

Lamenta mucho el malentendido, dos de sus hombres han muerto y vosotros estáis muy mal heridos, pero él no podía saber quién le atacaba... (Recordad que la mitad de vosotros no lleva la capa puesta, que tenéis a uno vestido de rojo y que atacasteis primero.) Asume el mando temporal, al ser el oficial de mayor rango y os informa de que el pueblo va a ser atacado en pocos días.

Se entierran (y saquean) los muertos y se atiende a los heridos. El pelotón decide pasar la noche en la posada, ya que según las estimaciones de Booster, Hagleyton será atacado dentro de tres días.

Undécimo día del tercer mes.

Los heridos son montados en los caballos, ahora que el pelotón tiene cuatro, después de recuperar los de los soldados de Booster. Booster ofrece su caballo para ayudar a avanzar más deprisa al grupo, ya que el sitio al que se dirigen, una pequeña cueva escondida se encuentra a bastante distancia. EL camino es tranquilo y llegan sin sobresaltos.

Parten todos menos Kifu, que es enviado a por refuerzos al campamento base y Baldonak, que estaba perdido en el bosque.

Duodécimo día del tercer mes.

Kifu lleva todo el día cabalgando y llega al campamento base de madrugada. Sus superiores le hacen esperar hasta el alba fuera y tiritando de frío. Se toman como muestra de buena voluntad la entrega de la cabeza de Ko Rangun, el mozo de posada, que Kifu llevaba atada en el cinturón.

Después de oír una sarta de mentiras bien contadas, le dan dos hombres para que le acompañen de vuelta al grupo (y para vigilarlo y terminar el trabajo) pero al salir, se encuentra con que el caballo ha desaparecido. (Era el mismo que robaron, y los pajes del noble al que se lo habían robado lo vieron y se lo llevaron a su señor para tratar de aplacar su ira) Kifu decide volver andando, ya que no se siente capaz de recuperar el caballo.

Baldonak encuentra al resto del grupo debido a las anchas y profundas huellas que dejan en el barro sin demasiados problemas. El pelotón, con Booster y Tom, el otro caballero superviviente, han conseguido encender un fuego y cazar algo, pero las provisiones no serán suficiente para estar allí mas de un par de días. Además, la médico amanece con fiebre, producto de la infección de sus heridas.

Turgrid, el noble, aprovecha el tiempo leyendo el diario de Toc “El joven” que encontró en la mesa de la habitación de la puerta de la posada cerrada con llave. La llave la tenía el carnicero, pero se la pasó a Turgrid antes de quedar inconsciente.


Y aquí concluye el Diario del Máster. No por nada, sino porque después de esta sesión no hubo ninguna más. Quedaron muchas cosas por resolver y Turgrid aún me reclama al libro de Toc el Joven, otro experimento de metajuego que no llegó a dar sus frutos, pero ya he perdido la esperanza de terminar esta campaña. Ha pasado más de un año desde que la jugamos y el hecho de estar perdido por centroeuropa no ayuda mucho a la continuidad de las partidas, pero siempre me quedarán mis notas de campaña, y quizás, algún día, pueda volver a dirigir la campaña que mejor me salió en toda mi historia masteril.

espero que os haya gustado y, tal vez, a alguno le sirva como inspiración para sus partidas... Si es así, no dejeis de hacernoslo saber.

Como siempre, ruegos, dudas y preguntas, en los comentarios.
Publicar un comentario
Related Posts